La Extracción de Energías y Entidades Intrusivas - Los Cuatro Caminos

La Extracción de Energías y Entidades Intrusivas

La Extracción de Energías Cristalizadas
07/03/2022
Los Grandes Ritos de la Muerte
22/03/2022

Una energía cristalizada se incrusta en el cuerpo físico. Una entidad intrusa se incrusta en el sistema nervioso central. Las energías y entidades intrusivas no pueden ser extraídas utilizando la técnica descrita en las energías cristalizadas, ya que son fluidas y pueden moverse por el cuerpo. Es como tratar de agarrar el agua; simplemente no hay manera de retenerla.

Las energías o entidades intrusivas son espíritus desencarnados atrapados entre este mundo y el siguiente. Se adhieren a un chakra y a través de él se conectan al sistema nervioso central, donde entran en una relación parasitaria con el huésped. Las entidades intrusas son, en su mayoría, almas perdidas que buscan la sanación como sea, pero hay excepciones: de vez en cuando nos encontramos con lo que yo llamo un/a “desagradable”.

Una de cada cuatro personas que vienen a verme ha sido afectada por energías o entidades intrusivas. Muchos problemas psicológicos y físicos son causados o exacerbados por ellas, como la ansiedad, la depresión, las adicciones, los cambios de humor y una serie de otros síntomas. Una vez que la entidad intrusiva se libera, el cliente puede cambiar más fácilmente su comportamiento y a menudo experimenta una sanación espontánea.

Los cristales -las estructuras más estables de la naturaleza- son ideales para extraer energías y entidades intrusivas. Son transductores, lo que significa que pueden convertir un tipo de energía en otra. Para las iluminaciones y la mayoría de los demás trabajos energéticos, un sanador trabaja con un paciente. Sin embargo, para la extracción de energías/entidades intrusivas, es mejor tener dos rastreadores que ayuden al sanador. Antes de realizar una Extracción, me aseguro de que mi paciente haya recibido previamente una Iluminación.

Para determinar si hay una entidad o energía intrusiva presente, utilizo un procedimiento de prueba muscular. Hago que mi paciente se ponga de pie, junte las manos y mantenga los brazos delante de él, paralelos al suelo. Luego le pido que resista mientras ejerzo presión sobre su muñeca con mi mano derecha. El nivel de fuerza que encuentro durante la prueba muscular es el punto de referencia para el estado del Campo Energético Luminoso (CEL) de mi paciente.

De pie detrás de mi paciente, coloco mi mano dominante (la derecha) en la base de la columna vertebral, sobre el cóccix. Mi mano izquierda se apoya en la base del cuello. Visualizo que la energía al rojo vivo fluye entre mis manos hasta que puedo sentirla fluyendo a través de la columna vertebral de mi paciente y hacia mi mano en el cuello.

Esta energía al rojo vivo desaloja temporalmente cualquier energía/entidad intrusa adherida a la médula espinal.

Una vez que siento que la energía fluye con fuerza, vuelvo a examinar a mi paciente. Si su fuerza es igual o mayor que el nivel de referencia, no hay energía/entidad presente y no es necesaria la Extracción. Si su nivel de fuerza es sustancialmente más débil que el nivel de referencia, es necesario realizar una extracción. Cuando una energía/entidad se desprende del sistema nervioso central, la fuerza del Campo de Energía Luminosa (CEL) se derrumba momentáneamente. La fuerza física también se va por un momento.

La extracción real debe realizarse dentro de los cinco minutos siguientes a la energización de la columna vertebral, antes de que la energía/entidad intrusa vuelva a adherirse. Si tengo ayudantes, uno de ellos rastreará mientras el otro ejecuta la energía. La persona que ejecuta la energía la envía a la columna vertebral del cliente tanto durante el proceso de prueba como durante la extracción real. El rastreador localiza y controla la posición de la energía/entidad durante todo el proceso.

De cara a mi paciente, cojo sus manos y sostengo un cristal de extracción de cuatro o cinco pulgadas de largo, transparente y de doble terminación, en una de sus palmas. A continuación, empiezo a sacudir sus manos, moviéndolas hacia arriba y hacia abajo mientras sintonizo con la energía/entidad. Me tomo mi tiempo con este proceso, utilizando mi respiración para mantener la calma y el centro. Le pido al paciente que me comunique cualquier sensación o imagen que perciba.

Espero una señal del corredor de que la energía está fluyendo con fuerza a lo largo de la columna vertebral. Entonces la rastreadora me dice dónde se percibe la intrusión. A menudo, la intrusión se da cuenta de que está siendo extraída y hace todo lo posible por aferrarse a su anfitrión, por lo que el rastreador debe proporcionar información sobre la ubicación y la intensidad.

Comienzo a sacar la energía/entidad. Sé que está asustada y confundida. Le hablo (en silencio y a veces en voz alta) diciéndole que va a estar a salvo, que no va a sufrir más y que todo va a estar bien.

En cuanto siento que la energía sale de mi paciente, la atraigo hacia el cristal. Luego compruebo con el rastreador para obtener una respuesta: ¿Se ha completado la extracción? ¿Es necesaria otra pasada? ¿Hay más de una energía/entidad? Puede que decida volver a hacer una prueba muscular para confirmar que la extracción ha sido satisfactoria.

Una segunda Iluminación debería seguir siempre a una Extracción. Esto cambia cualquier afinidad de la energía/entidad, protegiendo al paciente de más intrusiones y completando la sanación.

Siempre pregunto a la energía/entidad de dónde viene, cuánto tiempo ha estado con mi paciente, qué la atrajo a mi paciente y qué quería de él/ella. Discuto estas cosas con mi paciente y también le pregunto qué experimentó, cómo se siente ahora, qué afinidad tenía con esta intrusión, por qué fue atraída hacia él/ella y qué hay que hacer para evitar un problema similar en el futuro.

Una vez que terminamos de procesar la experiencia, le pido a mi paciente que me acompañe a limpiar el cristal en el fuego. Abro el Espacio Sagrado, y luego llamo a los espíritus que necesitan sanación para que vengan a calentarse las manos junto al fuego y reciban los cuidados que necesiten. A mi paciente le indico que prepare un pequeño palo en el que ha dibujado simbólicamente las partes de sí mismo que necesitan morir -los rasgos de carácter, los síntomas y los comportamientos que ya no son útiles-, sobre el que reza y luego lo coloca en el fuego.

Paso el cristal por el fuego tres veces. Luego, con mi paciente a mi lado, soplo el cristal en dirección sur, luego en dirección oeste, norte y este. Como no tiene un Campo de Energía Luminosa que lo contenga, la energía intrusa se quema y se disuelve de nuevo en la naturaleza, donde es recibida por los sanadores luminosos y llevada al mundo de los Espíritus. Estos seres luminosos ayudan al alma confundida a recuperar la conciencia y volver a la luz.

Después limpio el cristal con agua fría.

Puedes encontrar información adicional sobre el proceso de extracción en mi libro “Chamán, Sanador, Sabio”

×
×

×

×

Alberto

Dr. Alberto Villoldo, Antropólogo médico y fundador de The Four Winds Society y de Los Cuatro Caminos, el Dr. Alberto Villoldo ha dedicado su vida al estudio de la medicina indígena, rescatando su sabiduría milenaria y actualizando sus técnicas de sanación. Alberto convivió por años con comunidades Andinas y Amazónicas, aprendiendo de grandes maestros.

Luego sintetizó estas enseñanzas milenarias en prácticas asequibles para la mente y estilo de vida de nuestra sociedad moderna.

Alberto lleva más de treinta años enseñando y compartiendo su conocimiento. El es autor de 20 libros traducidos en mas de 15 lenguajes que exponen el chamanismo y sus herramientas. Sus libros Chamán, Sanador, Sabio, La Medicina del Espiritu y otros han sido bestsellers internacionales.

Alberto ha producido y participado en diversos documentales y recorre el mundo inspirando con sus charlas y talleres.

×

×

Marcela

Marcela Lobos es la Directora de Los Cuatro Caminos, comparte su fascinación por el conocimiento chamánico a través de sus enseñanzas tanto en inglés como en español, en Chile, en Estados Unidos, y en Europa.

Desde su juventud Marcela se sintió llamada a explorar las disciplinas que llevan al bienestar del cuerpo, mente, y alma. Así, cuando conoció al doctor Villoldo y sus enseñanzas hace 20 años, se dio cuenta de que el sendero chamánico ofrecía lo que ella buscaba: un camino de sanación y autorrealización, con técnicas para ayudar a otros de una manera holística, y extremadamente eficaz.

Desde entonces, Marcela ha seguido profundizando en el chamanismo, y en su práctica conecta las tradiciones nativo americanas con las tradiciones de los Himalayas y del Oriente. Como resultado, sus enseñanzas del programa Rueda Medicinal tienen un sabor muy actualizado y universal.

×

Sebastian

Sebastián Hidalgo nació en Quito, Ecuador, y desde muy joven se involucró en practicas ancestrales que honran a la Tierra. En esos espacios encontró un cariño y entusiasmo por las celebraciones estacionales que mantienen su enfoque en la divinidad Femenina.
En su país estudió una pequeña carrera en Ciencias Ancestrales y luego se formó en psicoterapia gestáltica en Argentina. Durante este tiempo, profundizo en su llamado y se inicio como Sacerdote de la Diosa de la Cruz del Sur.

Sebastián ha realizado especializaciones en orientación humanista, trabajo terapéutico con síntomas, y desarrollo transpersonal. También, ha participado como ceremonialista y tallerista en eventos como: El Orgullo Pagano (Quito 2013), La Conferencia de la Diosa (Capilla del Monte, Argentina, 2009), Retiros de convivencia y vinculo sagrado con la Tierra (Sangolqui, Quito, 2008).

Su interés por la investigación y la práctica de las tradiciones milenarias lo llevaron a seguir de cerca la trayectoria del Dr. Villoldo, para eventualmente formarse en los programas de la Rueda Medicinal y el Munay Ki de Los Cuatro Caminos.

×

×

Antonella

Antonella Velásquez nació en Lima, Perú e inició su exploración en el ámbito del aprendizaje humano a través de diversos procesos de transformación personal, formándose finalmente como Coach Ontológico Integral.

Ha dirigido procesos de aprendizaje y terapéuticos enfocados en la transformación de personas y comunidades a través de experiencias vivenciales. Como parte de su proceso de sanación encontró un especial y profundo sentido en el poder de la medicina energética como medio de reencuentro con lo más esencial de cada persona, su propio poder y medicina, lo que la llevó a formarse en los programas de la Rueda Medicinal y el Munay-Ki de la escuela Los Cuatro Caminos. Adicionalmente, tiene estudios basados en Ecopsicología y Ecología profunda que invitan a la reconexión de las personas con la naturaleza y la Madre Tierra.

Su camino e inspiración se basa en vivir reciprocidad y compasión atendiendo de esta manera su llamado de acompañar a otros a recordar su propia naturaleza humana y propósito de vida.

×

Fernanda

Fernanda Gómez nació y fue criada en el campo, rodeada de cerros, ríos y animales. Desde pequeña su mejor panorama fue perderse en los cerros, teniendo un profundo contacto con la Madre Tierra y sus elementos. Su entorno familiar, Árabe, contenía gran cantidad de ritos y misticismos. A los 9 años comienza estudios de Metafísica y a los 15 de Yoga y Tarot. A partir de ese momento, su pasión por los ritos y ceremonias en comunión con la naturaleza, las artes ocultas y el cuerpo como medio de canalización, liberación y expresión de energía fueron creciendo.

Fernanda estudió Artes y Psicología, es egresada de Pedagogía en Danza con mención en terapia corporal. Inspirada por esa profunda pasión por el cuerpo y sus formas continuó los estudios como profesora de yoga integral, Anusara yoga y terapeuta floral.

Por último, egresó de la escuela Los Cuatro Caminos con mención en Medicina Energética y Chamánica. Actualmente trabaja en la escuela Los Cuatro Caminos y Four Winds Society, y atiende como terapeuta Integral en su consulta privada.

×

×
Producido por SebastianMultimedia.com