El Proceso de Iluminación - Los Cuatro Caminos

El Proceso de Iluminación

El Regalo de la Neuroplasticidad
21/02/2022
La Extracción de Energías Cristalizadas
07/03/2022

En el centro de la sesión de sanación energética chamánica se encuentra el proceso de iluminación. La iluminación logra la sanación de tres maneras:

Primero, quema el lodo y los depósitos adheridos a las paredes de un chakra, promoviendo la longevidad y fortaleciendo la respuesta inmunológica. En segundo lugar, quema la energía tóxica que rodea las huellas físicas y emocionales dañinas. En tercer lugar, limpia las huellas en el Campo Energético Luminoso (CEL o LEF en inglés de Light Energy Field). Cuando estas huellas se borran, es posible cambiar las emociones y los comportamientos negativos. Se libera el poder del sistema inmunológico y se acelera la sanación física.

Cada huella en el CEL está vinculada a un chakra a través del cual libera datos tóxicos en el sistema nervioso central. Para comprender mejor el problema de un paciente, realizo una evaluación de los chakras para determinar cuál es el centro energético comprometido.

En las tradiciones chamánicas Inka no hay energías “malas”. Sólo hay energías que son “ligeras”, y por lo tanto apoyan la vida, y energías que son “pesadas”, que no pueden ser digeridas. El proceso de iluminación transforma las energías pesadas en luz, convirtiendo las heridas emocionales en fuentes de poder y conocimiento. Durante una sesión de Iluminación sólo se debe trabajar un tema de sanación y un chakra.

El proceso completo dura aproximadamente una hora. Después de abrir el Espacio Sagrado y envolver a mi paciente en mi Campo Energético Luminoso, me centro en el chakra comprometido. Acunando la cabeza de mi cliente con ambas manos, sostengo los puntos de presión en la base del cráneo. Estos puntos, conocidos en acupuntura como la puerta celestial, ayudan a llevar al paciente a un profundo estado de relajación. Mientras sostengo los puntos de profundización durante al menos diez minutos, le pregunto suavemente qué está experimentando.

Sincronizando mi respiración con la de mi paciente, bajo y abro el chakra comprometido manteniendo una mano a unos pocos centímetros por encima de él/ella, sintiendo la energía que se arremolina, y luego girando mi mano en sentido contrario a las agujas del reloj tres o cuatro veces. (A veces utilizo una pluma de águila para este proceso, ya que me permite llegar a los chakras inferiores sin dejar mi lugar junto a la cabeza de mi paciente).

Tan pronto como el chakra se abre, comienza a “retroceder”, liberando sus lodos y energías tóxicas. A menudo percibo serpentinas oscuras, como gruesas cintas, que se arremolinan fuera del chakra. Hago girar el chakra varias veces en sentido contrario a las agujas del reloj, ya que puede obstruirse cuando se produce el reflujo, y compruebo con mi cliente cómo se siente.

Algunos clientes informan de un cambio en la temperatura del cuerpo, o experimentan espasmos musculares involuntarios, o sacudidas espontáneas, signos de que las energías que rodean la huella están siendo quemadas y expulsadas. Les recuerdo a mis clientes que pueden ralentizar o detener el proceso en cualquier momento cruzando los brazos sobre el pecho.

Cuando detecto que mi paciente ha alcanzado un estado de resolución natural, realizo la Iluminación. Alcanzando por encima de mi cabeza con la mano derecha, recojo la energía de mi octavo chakra y la hago descender hacia el chakra abierto del paciente. Visualizo un sol radiante sobre mi cabeza y veo que mi mano recoge cucharadas de luz solar y baño el chakra con esta luz dorada. Repito este paso tres veces. La Iluminación sana las condiciones físicas y psicológicas, sobrescribiendo la huella con luz pura.

Después de la iluminación, vuelvo a llevar las manos a la base de la cresta occipital del paciente y mantengo los puntos de profundización durante varios minutos. Esto ayuda al paciente a relajarse mientras el cuerpo luminoso establece una nueva arquitectura sanada. A continuación, equilibro el chakra haciéndolo girar tres o cuatro veces en el sentido de las agujas del reloj, y cierro mi propio Campo Energético Luminoso, recogiéndolo hasta que se convierte en un orbe radiante sobre mi cabeza. Cierro el Espacio Sagrado después de invitar a mi paciente a sentarse y compartir su experiencia.

Puedes encontrar información detallada sobre el Proceso de Iluminación en mi libro “Chamán, Sanador, Sabio.”

×
×

×

×

Alberto

Dr. Alberto Villoldo, Antropólogo médico y fundador de The Four Winds Society y de Los Cuatro Caminos, el Dr. Alberto Villoldo ha dedicado su vida al estudio de la medicina indígena, rescatando su sabiduría milenaria y actualizando sus técnicas de sanación. Alberto convivió por años con comunidades Andinas y Amazónicas, aprendiendo de grandes maestros.

Luego sintetizó estas enseñanzas milenarias en prácticas asequibles para la mente y estilo de vida de nuestra sociedad moderna.

Alberto lleva más de treinta años enseñando y compartiendo su conocimiento. El es autor de 20 libros traducidos en mas de 15 lenguajes que exponen el chamanismo y sus herramientas. Sus libros Chamán, Sanador, Sabio, La Medicina del Espiritu y otros han sido bestsellers internacionales.

Alberto ha producido y participado en diversos documentales y recorre el mundo inspirando con sus charlas y talleres.

×

×

Marcela

Marcela Lobos es la Directora de Los Cuatro Caminos, comparte su fascinación por el conocimiento chamánico a través de sus enseñanzas tanto en inglés como en español, en Chile, en Estados Unidos, y en Europa.

Desde su juventud Marcela se sintió llamada a explorar las disciplinas que llevan al bienestar del cuerpo, mente, y alma. Así, cuando conoció al doctor Villoldo y sus enseñanzas hace 20 años, se dio cuenta de que el sendero chamánico ofrecía lo que ella buscaba: un camino de sanación y autorrealización, con técnicas para ayudar a otros de una manera holística, y extremadamente eficaz.

Desde entonces, Marcela ha seguido profundizando en el chamanismo, y en su práctica conecta las tradiciones nativo americanas con las tradiciones de los Himalayas y del Oriente. Como resultado, sus enseñanzas del programa Rueda Medicinal tienen un sabor muy actualizado y universal.

×

Sebastian

Sebastián Hidalgo nació en Quito, Ecuador, y desde muy joven se involucró en practicas ancestrales que honran a la Tierra. En esos espacios encontró un cariño y entusiasmo por las celebraciones estacionales que mantienen su enfoque en la divinidad Femenina.
En su país estudió una pequeña carrera en Ciencias Ancestrales y luego se formó en psicoterapia gestáltica en Argentina. Durante este tiempo, profundizo en su llamado y se inicio como Sacerdote de la Diosa de la Cruz del Sur.

Sebastián ha realizado especializaciones en orientación humanista, trabajo terapéutico con síntomas, y desarrollo transpersonal. También, ha participado como ceremonialista y tallerista en eventos como: El Orgullo Pagano (Quito 2013), La Conferencia de la Diosa (Capilla del Monte, Argentina, 2009), Retiros de convivencia y vinculo sagrado con la Tierra (Sangolqui, Quito, 2008).

Su interés por la investigación y la práctica de las tradiciones milenarias lo llevaron a seguir de cerca la trayectoria del Dr. Villoldo, para eventualmente formarse en los programas de la Rueda Medicinal y el Munay Ki de Los Cuatro Caminos.

×

×

Antonella

Antonella Velásquez nació en Lima, Perú e inició su exploración en el ámbito del aprendizaje humano a través de diversos procesos de transformación personal, formándose finalmente como Coach Ontológico Integral.

Ha dirigido procesos de aprendizaje y terapéuticos enfocados en la transformación de personas y comunidades a través de experiencias vivenciales. Como parte de su proceso de sanación encontró un especial y profundo sentido en el poder de la medicina energética como medio de reencuentro con lo más esencial de cada persona, su propio poder y medicina, lo que la llevó a formarse en los programas de la Rueda Medicinal y el Munay-Ki de la escuela Los Cuatro Caminos. Adicionalmente, tiene estudios basados en Ecopsicología y Ecología profunda que invitan a la reconexión de las personas con la naturaleza y la Madre Tierra.

Su camino e inspiración se basa en vivir reciprocidad y compasión atendiendo de esta manera su llamado de acompañar a otros a recordar su propia naturaleza humana y propósito de vida.

×

Fernanda

Fernanda Gómez nació y fue criada en el campo, rodeada de cerros, ríos y animales. Desde pequeña su mejor panorama fue perderse en los cerros, teniendo un profundo contacto con la Madre Tierra y sus elementos. Su entorno familiar, Árabe, contenía gran cantidad de ritos y misticismos. A los 9 años comienza estudios de Metafísica y a los 15 de Yoga y Tarot. A partir de ese momento, su pasión por los ritos y ceremonias en comunión con la naturaleza, las artes ocultas y el cuerpo como medio de canalización, liberación y expresión de energía fueron creciendo.

Fernanda estudió Artes y Psicología, es egresada de Pedagogía en Danza con mención en terapia corporal. Inspirada por esa profunda pasión por el cuerpo y sus formas continuó los estudios como profesora de yoga integral, Anusara yoga y terapeuta floral.

Por último, egresó de la escuela Los Cuatro Caminos con mención en Medicina Energética y Chamánica. Actualmente trabaja en la escuela Los Cuatro Caminos y Four Winds Society, y atiende como terapeuta Integral en su consulta privada.

×

×
Producido por SebastianMultimedia.com